Punto verde de inflexión. El alimento, la otra cara de la pandemia

autocultivo

La experiencia ha demostrado que el dinero no necesariamente garantiza el acceso al alimento. Ya nos hemos dado cuenta, en muchas ocasiones, que contingencias de cualquier índole traen como consecuencia su escasez y encarecimiento, alterando las rutinas de alimentación de muchas personas, pero sobre todo, de los más vulnerables.

En estos días la mayor parte de la población vive en las ciudades, en un ambiente lleno de asfalto, ruido y estrés. El autocultivo y la actividad agrícola urbana ha caído dramáticamente principalmente por la falta de espacios, de tiempo, y el desconocimiento de todo su proceso por haber estado tanto tiempo ajeno a ello. Este divorcio del mundo natural y rural hace que a los habitantes les cueste cada vez más entender los ciclos de la naturaleza y su importancia para la vida. El urbanita está acostumbrado a comprar el alimento de forma inmediata y en cualquier estación, sin pararse a analizar de dónde vienen o cómo se han producido.

¿Qué beneficios genera producir nuestros propios alimentos?

Madre e hija cultivando

  • Estimula todos nuestros sentidos y el entendimiento del medio natural. Comprender el desarrollo de nuestras hortalizas, la influencia del clima, los insectos y el micro ecosistema que se genera ayuda a comprender mejor los ciclos naturales.
  • Establecer contacto con la naturaleza a través de nuestro huerto nos motivará a llevar una vida más sostenible, en cuestiones como el consumo, el ahorro energético etc.
  • El tiempo que dedicamos a nuestros cultivos contribuyen a mejorar la calidad de la salud mental, se vuelve una actividad relajante.
  • Los niños lograrán un vínculo temprano con la naturaleza a temprana edad, siendo una herramienta importante para la formación ambiental y de ciudadanía.
  • La seguridad de sentir que nuestros alimentos son sanos y libres de plaguicida, no tiene precio.
  • Nos lleva a valorar más el origen de los productos que consumimos a diario.

Los beneficios que el autocultivo y la alimentación consciente nos regala es infitnita, solo con una dosis de entusiasmo y curiosidad podremos aprender y generar cambios en nuestros hábitos de vida que necesitamos para que nuestro impacto en la tierra sea cada vez menor.

Iván Medina

Ing. Agroindustrial, Departamento Técnico en Urbics®
Share on facebook
Share on google
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar:

Categorias:

Últimas entradas:

ConectaGreens

Sistema de cultivo de interior
$ 149.990
  • Cultiva en casa
  • Fácil de instalar
  • 100% orgánico
NUEVO